TEXTS

 WORK IN PROGRESS: Delirios y sillas

 


 IMPLOSIÓN  2014

IMPLOSION

Implosión es una de mis últimas obras pictóricas.En ésta se refleja el caos y el desconcierto que existe en el momento en que una nueva búsqueda artística se inicia. Tras 14 años trabajando en una línea esencialmente narrativa, mi trabajo toma una nueva dirección, dirigida esencialmente hacia el estudio del símbolo y los objetos. Este nuevo lenguaje me permite expresarme de una manera más directa puesto que los objetos y símbolos  que reproduzco significan la esencia de una idea o de una experiencia propia y personal que anteriormente hubiera  representado a través de todo un discurso pictórico más narrativo. Como la palabra implosión indica, una fuerza exterior (la que ha ejercido el símbolo en mí),  ha quebrajado mi lenguaje pictórico rompiendo el tejido de éste, basado en la forma y la figura.

Este cuadro representa un punto y aparte en el cual mi yo artista deja atrás un legado que pesaba, para entrar en una nueva etapa, más liviana, más madura y en la que me siento más libre para crear.


 

Negociar la nada 2013

3 (2)

La obra plantea una reflexión sobre la negociación que de manera intrínseca se establece entre individuos a la hora de entablar relaciones. El ser humano es un ser social, sin embargo, relacionarse será una de los grandes retos que se le planteará a lo largo de toda su vida. Este cuadro reflexiona sobre qué es lo que ofrecemos al otro por tal de ser aceptado, querido o reconocido. El individuo no siempre es capaz o está en condiciones de ofrecer lo que el otro espera o quiere, pero la necesidad o el deseo pueden ser tan urgentes que éste se lanza a negociar incluso el vacío, aceptando y/o ofreciendo la nada. Este negociar a través del cual las personas se muestran y esperan ser aceptadas, sucede a distintos niveles. En ocasiones ambos individuos son conscientes de lo que ocurre; en otras, tan solo lo es uno de ellos. Entonces la negociación se convierte en manipulación. Negociar la nada es todo aquello que prometemos, todo aquello que sugerimos pero que sabemos que no ocurrirá.


Trilogía de un proceso 2013

Partimos de la asfixia más profunda, posteriormente, la respiración más fluida.  La herida es vieja, se origina con el ser, matriz nunca más hallada, paraíso perdido. El arte es el rescate terrenal, acto sanador para el choque frontal del nacimiento. Utilizo el arte para retribuirme a mí misma aquello que el mundo no será jamás capaz de ofrecerme. Estados transcendentales, grandilocuentes instantes que solo pueden ser expresados a través de la pintura.

Desde la oscuridad buscar la luz…

3 (10)

REFLEJO DEL YO

Dualidad confrontada. Evidencias que descuidan sus límites, apariencias que buscan su razón de ser en la introspección.  Reflejo del yo en dos cuerpos que se retroalimentan, pero que sin embargo no siempre se entienden, en ocasiones  incuso se enzarzan en violentas luchas.   Uno es sombra, lado oscuro, exceso de instinto de muerte que me  invita al suicidio; búsqueda incesante, deseado rencuentro con el instante primero. El otro es vida, fantasías rescatadas de un interior lejano que resuena como eco en habitáculo vacío. En su lucha deviene el caos, resurge repetida la conciencia de las debilidades de mi propio yo, y trato de hallarme, de reconocerme en mi propia dualidad. Escoger es una opción, la aceptación es otra. De nuevo el caos, la dualidad, la duda.

 

1

BÚSQUEDA DE MOMENTOS TRASCENDENTALES

Tras el desconcierto que provoca la confrontación,no tengo más destino que la búsqueda. Me siento arrojada hacia ella y el deseo y la acción son mis muletas. El deseo me impulsa y la acción me dirige hacia la cuna donde duermen puros los significantes. Pero buscar es caminar, es recorrer caminos interminables, enfrentada a la constante toma de decisiones, al tránsito de objetos y personas que pasan y me dejan a solas con sus pistas. Se trata de jugar a tener paciencia, creer,creer en el lugar hacia el que me dirijo,incluso en los momentos en los que no se me permite más que ver oscuridad alrededor. De mientras coqueteo con la novedad, juego a perder el contacto con lo real desconexión provocada, rincón en el que respirar. Tránsito de instantes febriles en los que me entrego entera a la inspiración, que me arroja sin contemplación al lienzo vacío. Yo he escogido este camino, pero la libertad de elección genera cierta angustia.

3 (9)

POESÍA PARA UNA EPIDEMIA

Pero los momentos trascendentales son pasajeros, son espejismos, y como los objetos y las personas pasan, se van y me dejan a solas con sus pistas. De nuevo me encuentro enfrentada  al sufrir de la lucha, ayudándome a mí misma a caminar, sosteniéndome en mis ya muy usadas muletas: sucios pinceles y  mudos lienzos. Tardes de lluvia, mi mano rendida al eterno círculo de mis trazos, me rindo al juego propuesto por mis propios personajes.

Las derrotas terrenales me fuerzan a aceptar el mal.